ROSA. El vibrador digital

Un juguete ideal para explorar nuevas sensaciones a solas o con tu pareja. El vibrador ROSA, de la prestigiosa Feelztoys, se coloca en el dedo como si fuera la funda de un guante. En el extremo tiene una bala vibradora que transmite la vibración por todo el dedo y especialmente en el pequeño bulbo del extremo. Lo puedes utilizar a solas como un primer vibrador porque su forma y su reducido tamaño resulta menos agresivo para aquellas personas que aún no se han decidido a disfrutar de las maravillas de la técnica. Sí, a pesar de que los vibradores se utilizan desde hace décadas, aún hay personas que no se atreven a probarlos. Asi que ésta es una buena oportunidad para descubrir nuevas sensaciones y explorar como las vibraciones ayudan a alcanzar mayores niveles de estimulación en el clítoris o en el punto G.

Si lo utilizáis con vuestra pareja lo podéis intercambiar por turnos y aprender mucho sobre los gustos de cada uno. Y también es una buena forma de introducir a vuestro chico o vuestra chica en el mundo de los juguetes eróticos. No resulta en absoluto agresivo, al contrario y las posibilidades de juego son infinitas.

Esta elaborado 100% con una silicona de gran calidad. La silicona es el material más apropiado para los juegutes eróticos, es inodora, hipoalergénica y tiene un tacto sedoso muy agradable. Se caliente fácilmente y mantiene esa agradable sensación durante mucho tiempo.

Os recomiendo que lo complementéis con un buen lubricante. A las sensaciones de la vibración añadiréis las de la lubricación y el juego será aún más estimulante.

En definitiva una idea sencilla, barata (11, 95€) y con infinidad de posibilidades.

¿Que os parece?

¿Es lo que parece?

En una reciente excavación arqueológica se ha encontrado este sugerente objeto hecho de hueso de ciervo. Las medidas no son las de un dildo actual (10 cm de largo y 2,5 de ancho) pero la sugerente forma ha hecho que el hallazgo de la vuelta al mundo. Los científicos opinan que puede tratarse de un juguete erótico, pero no descartan que pueda ser otro tipo de utensilio, aunque no aciertan cual.

El hallazgo proviene de estratos datados entre los 4.000 y 6.000 años antes de Cristo. No es la primera vez que se encuentra un juguete sexual de épocas remotas. En el año 2005 se descubrió en Alemania un dildo de piedra de una época aun más remota (28.000 ac).

“Normalmente cuando excavamos yacimientos mesolíticos no encontramos material orgánico. Pero esta vez la preservación es muy buena ya que ha estado depositado en los sedimentos del fondo y las capas arcillosas del lecho de un rio que han permitido el buen estado de conservación.” dijo el arqueólogo  Gšran Gruber del National Heritage Board in Suecia para la revista LiveScience.

Tu mente y la mía inmediatamente hacen la interpretación de lo que parece, un pene erguido.” dijo Gšran Gruber . “Pero no podemos decir lo que pensaba la gente de otra época

Desde luego me resulta dificil pensar que la gente que vea esto, sea de la época que sea, no vea la forma de un pene.

¿Y vosotros que veis?

Fuente: Peter Zetterlund, Swedish National Heritage Board

El vibrador al cine

La actriz Maggie Gyllenhaal protagonizará junto a Hugh Dancy una comedia con el acertado título de Hysteria, que narrará los orígenes del vibrador sexual.  La cinta, estará dirigida por Tanya Wexler y se desarrollará en Inglaterra, durante la época victoriana.

Y es que en la época victoriana era habitual diagnosticar a las mujeres de “histeria” cuyos síntomás eran la irritabiliidad, ira y llanto incontrolable,  y que se atribuían invariablemente a la falta de actividad sexual.  La forma de tratarlo era sencilla: conseguir el orgasmo femenino. Inicialmente lo realizaban manualmente pero finalmente terminaron inventando el famoso “vibrador” ante el éxito de la terapia.

En el blog podeis encontrar detalles de esta historia del vibrador en cuatro capítulos:

Jugando en la bañera

Llego a casa. Estoy muerto. Solo alcanzo a prepararme un baño de agua ‘calentita’ para relajarme durante un buen rato.

De uno de los bordes de la bañera, al ir a coger el jabón, se cae un patito. Pienso que es de los niños aunque, pero al darle a un botoncito, empieza a moverse, metiéndose entre mis piernas hasta que termina encontrando la forma de darme gustito. Lo sujeto con una mano, y con la otra,  al estirarme, vuelvo a hacer caer otro juguetito. Esta vez es un pingüino, y al igual que el patito, parece que también ‘se mueve’. Aprieto su barriguita, y efectivamente, descubro una poderosa vibración que va cambiando de ritmo según lo muevo. Al acercarlo contra mi cuerpo, consigue relajarme, pero también excitarme. Al cabo de un rato consigo abrir un ojo y veo que justo enfrente de mí, hay otro juguetito. Esta vez es un pez de ojos saltones que no deja de mirarme. Y pienso, no, no puede ser, éste seguro que es de goma y como mucho al apretarle  pitará o sacará un chorrete de agua. Pero, al apretarlo, siento sus suaves formas , y me guiña el ojo incitando a ponerlo en movimiento. Ya no doy a basto. El pato, el pingüino, el pez, los tres pasean por mi cuerpo provocándome placeres, en sitios hasta ahora no descubiertos. Me dejo llevar, estoy como en un sueño del que no quiero despertar.

Después de un buen rato , me decido a enjabonarme , y cojo la esponja , que tiene forma de mariposa, supongo que para hacerle a los niños más atrayente el baño. Echo jabón y al ir a sujetarla del borde, aquello empieza también a vibrar potentemente. No me resisto, y empiezo a enjabonarme ‘todo’ el cuerpo, especialmente deleitándome en aquellas zonas donde esa vibración me excita.

Aún no me creo lo que me ha sucedido. Sigo pensando que ha sido un sueño , donde todos aquellos juguetes han cobrado vida, para hacerme disfrutar. Pero debo ir saliendo, van a venir los niños y querrán entrar en su baño. Les oigo , pero no los veo entrar. En cambio es mi mujer la que abre la puerta del baño, y al ver el panorama , lo único que se le ocurre decir , es :

– Ya puedes ir saliendo de la bañera o haciéndome un hueco. Yo también vengo agotada.

Post enviado por nuestro amigo Marcos.

Todos estos juguetes los podeis encontrar en www.intimissimoaranda.com

A vueltas con el punto G

Vaya lío que se ha armado con el estudio realizado por unos científicos del King College de Londres en el que concluyen que la idea del punto G es algo muy relativo. El estudio lo han realizado con mujeres británicas. Así que lo que os traigo aquí son las jugosas opiniones de mujeres españolas recogidas en varios blogs que han tratado este tema.

“Pues pienso que algo debe haber ahi dentro cuando me pasa éso. Aunque ya que lo pienso éso también me pasa con los lametazos sin más así que ya dudo…………para finalizar prefiero centrarme en el punto C y dejar el G para los investigadores pa’ que no se aburran.”

“Pues yo no tengo punto g…. y ¿sabes? Me da exactamente igual, yo me lo paso de muerte a mi manera. Y te digo más… como yo no tengo punto G, no me creo que ninguna mujer lo tenga, hala, ya está.“

“No estaba muy segura de que existiera o no, había llegado casi a los 40, sin estar muy segura siquiera, de que mi clitoris funcionase al cien x cien, en “compañía”… pues chica, como para ponernos a buscar más letras estaba la cosa.”

“Ahora sé que lo tengo y que me funciona a la perfección, no sé si se llamara G o Baldomero, pero está claro que el gustito que te proporciona es de dejarte, ni más ni menos como la niña del exorcista.”

“Qué cosas que siempre los que dicen que no lo hay son hombres. ¿Será que no lo encuentran? Que le pregunten a mi novio si cree en su existancia… Es un maestro, da con él enseguida y siempre sabe qué hacer para que toque el cielo.”

“Existe, y es un punto concreto. Y no es uqe venga y va. No hay diferencia con el clítoris en eso de que tienes que estar excitada. Que te toqueteen el clítoris si estar excitada, a ver si sientes gusto o dolor. Pues es igual, si no estás excitada tampoco vas a sentir placer con el punto G.”

“Y no es uqe se pueda tener un orgasmo sin tocar el clítoris, es que es una sensación muy fuerte la del G, y si lo haces primero, tapará la del clítoris.”

“Vamos, que a mi me gusta que primero me estimulen el clítoris (dos o 3 orgasmos sólo con él) y luego, clítoris y G al mismo tiempo (cunilingus y dedo, es increíble), otros 2 ó 3, más intensos. Y luego penetración, donde así seguro que también tengo otro en casi cualquier postura, y mi chico también.
(Ah, y no sólo trabaja él, eh? el ya se habrá llevado una buena felación o cubana previa a la penetración!!)”

“Conozco, presiono, y utilizo mi punto g desde que tengo uso de razón. No recuerdo la primera vez que me masturbé. Encontrar ese punto me ha dado la maravillosa realidad de tener una vagina estrecha porque nunca me he tenido que “meter” nada para obtener placer. Nada que no sea un pene real, o algún dildo de vez en cuando, por cambiar la técnica. Pero lo dicho, sin penetración, obtengo todo el placer del mundo y los mejores orgasmos, y eso es gracias a mi punto G.“

“Unanimidad en la oficina, no tenemos ni pu** idea ninguna, de donde narices tenemos el punto ese, que suena a cumbre internacional, del cambio climático o algo así.
Bastante tenemos con el punto C, que muchos todavía no están muy seguros de si muerde o no, vamos a tener que poner un cartel que diga “Acércate soy pacífico”.”

“Yo creo que quien dice que no tenemos punto G es por pura envidia, a mi me lo ha encontrado mi pareja ya hace tiempo y ademas eyaculo.“

“Con respecto al “Punto G”, creo que cada mujer conoce su propio cuerpo y sabe dónde está, sólo le falta comunicárselo a su compañero.
No creo que sea el cerebro, porque muchas veces sabemos que alguien no nos conviene y nos calentamos igual, por lo que el cerebro va por un camino y las ganas por otro.“

“Estoy seguro de que las mujeres que, en ese estudio respondieron afirmativamente , es porque tienen esa zona especialmente erógena y no porque se lo hayan hecho creer los terapeutas sexuales ni las publicaciones.”

“Creo que los resultados han sido fruto de una investigación mal hecha ya que, según mi experiencia, no refleja la realidad social.
Primero nos (les) quitan el clítoris, ¿ahora el punto G? ¡Con lo que me gusta a mi! “

“Yo también discrepo. Según mi experiencia, mas que un punto es como un pequeño agujero que sólo aparece cuando estas muy ‘excitada’. Como mejor se puede localizar es con los dedos, y yo lo noto como un pequeño agujero tan lleno de terminaciones nerviosas que solo con el aire que mueve el dedo al pasarlo cerca te vuelves loca. Tocarlo es casi imposible de la fuerza de las sensaciones. Si eso no es el punto G….“

“jajaja´te aseguro que existe “

¿Que opináis vosotras?

Os paso algunos de los mejores vibradores recoomendados por www.intimissimoaranda.com con diseños especialmente pensados para estimular el punto G y que son cada vez más demandados.

El atractivo de lo pequeño. Bcute classic de bwish.

bcute classic de bwish

He estado comentando con una amiga algunas cositas sobre el vibrador Bcute Classic y quiero compartir con vosotras la respuesta. En primer lugar, sí, sí lo he utilizado, no me he podido resistir a su elegante diseño y a su suave tacto de silicona. Y aunque lo cogí para llevármelo en las vacaciones, empecé sacándolo de su estuche y lo terminé estrenando antes de salir de viaje.

Me parece uno de los mejores vibradores de este tamaño que he probado, y os aseguro que he probado unos cuantos. Pero sobre todo lo que me convenció fue su diseño atractivo, delicado, actual, con detalles de estilo y personalidad irresistibles. Es un vibrador pequeño, tiene 10 cm, muy sencillo de utilizar ,y es ideal para las que queráis empezar y no os atreváis con un vibrador mayor, o para utilizarlo como juguete de viaje.

El bCute Classic también puede ser una buena opción para introducir a tu pareja en el mundo de los juguetes. Al tener un tamaño pequeño y una forma “no realista”, no asustará a nadie. Pero no os dejéis engañar por su tamaño tiene un diseño ergonómico genial y una vibración suave pero intensa y muy agradable que seguro despertará vuestros sentidos.

Si os decidís a utilizarlo con vuestra pareja podéis comenzar con un pequeño masaje por la espalda y el cuello para ir relajando el cuerpo y para que ambos os vayáis acostumbrando al juguete. Luego podéis ir probando en otras zonas más sensibles e ir intercambiando el Bcute entre los dos. Con ese juego os iréis animando a explorar nuevos territorios. Solo tiene el peligro de acabar discutiendo por el vibrador como por el mando de la tele. Una buena forma de culminar la sesión es ir acercando vuestros sexos hasta que sintáis ambos a la vez las vibraciones de esta pequeña maravilla. Es una experiencia distinta de excitación con la que podéis descubrir otras formas de llegar al orgasmo.

También podéis utilizarlo bajo la ducha porque es resistente al agua. Esto no lo he probado, pero en las instrucciones indica que es a prueba de agua. Posiblemente, como la mayoría, lo podréis utilizar bajo la ducha pero no sumergirlo durante mucho tiempo.

Viene con una elegante fundita de terciopelo negro para guardarlo. Utiliza una sola pila doble AA fácil de colocar, y aún no os puedo contar lo que dura, porque no se me ha gastado.

Como con todos los vibradores os recomiendo siempre utilizarlos con un buen lubricante. A veces es suficiente unas gotitas, otras podéis utilizar el lubricante como un complemento más del juego.

En la encuesta que estamos haciendo sobre el uso del vibrador hay un 37% de chicas que aún no han utilizado vibradores pero les gustaría hacerlo. Así que, animaos. Para las que ya tenéis uno, siempre es bueno ir probando algún nuevo juguete y esta es una buena opción. Y desde luego es ideal para hacer un regalo, por lo que os he contado de su elegante acabado y diseño. Seguro que a vuestra pareja o a vuestras amigas les encantará el detalle.

Si os animáis, ya sabéis cual es mi tienda favorita (www.intimissimoaranda.com). Y el precio está muy bien.

Pasando una tarde de cine

El sábado pasado tuve una de esas tardes aburridas; yo sola en casa, zapeando y comiendo pipas. Una escena de un anuncio de televisión me hizo recordar una famosísima escena de nueve semanas y media. Cogí el portátil de la mesa y busque en you tube, la escena. Qué estimulante, el tío la dice: túmbate en el suelo y cierra los ojos, la dá de comer aceitunas, guindas en almíbar, fresas, champagne, espirales de pasta, gelatina, “jalapeños” (¡¿con lo que pica eso??!!), leche desparramándose por la comisura de la boca y por el estético cuello de Kim Bassinger, y para rematar, miel, que él promete poner en el lugar preciso.

Qué estimulante, pensé. Sin más miré al reloj, las 20:30, tengo una hora para prepararlo todo antes de que venga. Vale, no tengo guindas en almíbar, pero supongo que también vale el melocotón. Saco las fresas de la nevera, las aceitunas, los jalapeños me los ahorré, tampoco es cuestión de morir en el intento. ¡Ah! Falta la miel y la leche. Me puse mi mejor lencería, la tenía guardada de cuando me casé, me recogí el pelo y puse un CD de Lady Gaga.

Suenan las llaves de la puerta. Me dirijo a la entrada, y le doy un beso en los labios. Le cojo de la mano y le llevo hasta la cocina.

  • (Yo): Túmbate en el suelo y cierra los ojos.
  • (Él): ¿Me quito la americana y los zapatos?.
  • (Yo): Si perdona, (vaya empezamos mal pensé).

Le quito la americana, los zapatos, los calcetines, los pantalones y le abro la camisa. Mientras él me sonríe y me pregunta que a qué se debía la fiesta.

  • (Yo): ¡Cállate y cierra los ojos! ¡Túmbate en el suelo!
  • (Él): ¿Está fregado?
  • (Yo): ¡Si, túmbate ya!

Empiezo por las fresas, y la cosa mejora. Introduzco en su boca una aceituna y el con el hueso entre los dientes me pregunta dónde lo pone. Estoy apunto de rendirme, pero soy una chica muy constante. Cojo el melocotón y se me escapa de las manos, con el champagne es más fácil. La cosa me resulta larga y trato de pasar a la miel. Mala idea. Él al no ver lo que es, trata de levantarse y pisa la mezcla de melocotón y miel cayendo al suelo. En mis torpes intentos por sujetarlo, caigo con él. No os voy a contar cuando él se va cabreado a la ducha y a mí me toca fregarlo todo.

Dos días después pensé que había sido demasiado esfuerzo para un fracaso tan estrepitoso. En la película parecía tan fácil. Vuelvo a mi portátil para ver soluciones. Descubrí que en vez de almíbar se pueden usar aceites de masajes con sabor vainilla y fresa, pinturas de sabor naranja y chocolate. En lugar de una densa y adhesiva a más no poder miel, se pueden usar polvos de miel.

Busqué en Internet y entré en mi tienda de confianza. Compré aceite de masaje sabor cereza, un bote de polvos de miel, pintura de naranja, pintura de chocolate, un gel estimulante sabor frambuesa, todo esto totalmente lamible y besable. Para completar, un antifaz. Lo coloqué todo encima de la cama, de manera estratégica.

Llegó él, y salí a la puerta a buscarlo, le pregunté por el trabajo, le quité la americana, se sentó en su sofá preferido, y le descalcé. Sesión de besitos en la boca, cuello y caricias en el pecho; no tuve que decirle que se desnudara, le cogí de la mano y le llevé al dormitorio. Desnudos en la cama, me dibujé una flor en un pezón con la pintura de naranja, otra al final del esternón,

  • (Él): Puedo lamerlo,
  • (Yo): por supuesto, todo lo que usaremos hoy es para que lo prueben nuestros labios.

Cogió el antifaz y me lo puso, yo sorprendida por el cambio de roles, me dejé llevar. Noté una agradable caricia que me recorría los brazos hasta el hombro y después cómo su lengua hacía el mismo recorrido. Pensé, ¡ya ha encontrado los polvos de miel! Me tumbé de espaldas y noté una sustancia ligeramente viscosa recorrer mi columna de la nuca hasta el lado opuesto. Resultó un placer indescriptible notar sus fuertes manos darme un agradable masaje calentito. Me quité el antifaz y el me mostró las manos humedecidas de aceite de cereza, para luego extendérselo en el abdomen y en el pene. Le correspondí con una de mis mejores felaciones, pero interrumpí el proceso y saque de su estuche un gel estimulante llamado pleasure balm, se lo extendí en el lóbulo de la oreja; todo su vello se puso firme, lo acaricié intensamente con la boca mientras seguía acariciando su noble armadura. Un poco más de pleasure balm en mi clítoris y el cosquilleo encendió si cabe aún más mi pasión….

No sigo, pero fue genial, y después no tuve que fregar nada. La verdad es que me encanta el sexo oral, pero ¿por qué complicarnos tanto la vida cuando podemos hacer las cosas de manera mucho más fácil y agradable gracias a la cosmética erótica?

Por cierto, mi tienda de confianza es www.intimissimoaranda.com.