El atractivo de lo pequeño. Bcute classic de bwish.

bcute classic de bwish

He estado comentando con una amiga algunas cositas sobre el vibrador Bcute Classic y quiero compartir con vosotras la respuesta. En primer lugar, sí, sí lo he utilizado, no me he podido resistir a su elegante diseño y a su suave tacto de silicona. Y aunque lo cogí para llevármelo en las vacaciones, empecé sacándolo de su estuche y lo terminé estrenando antes de salir de viaje.

Me parece uno de los mejores vibradores de este tamaño que he probado, y os aseguro que he probado unos cuantos. Pero sobre todo lo que me convenció fue su diseño atractivo, delicado, actual, con detalles de estilo y personalidad irresistibles. Es un vibrador pequeño, tiene 10 cm, muy sencillo de utilizar ,y es ideal para las que queráis empezar y no os atreváis con un vibrador mayor, o para utilizarlo como juguete de viaje.

El bCute Classic también puede ser una buena opción para introducir a tu pareja en el mundo de los juguetes. Al tener un tamaño pequeño y una forma “no realista”, no asustará a nadie. Pero no os dejéis engañar por su tamaño tiene un diseño ergonómico genial y una vibración suave pero intensa y muy agradable que seguro despertará vuestros sentidos.

Si os decidís a utilizarlo con vuestra pareja podéis comenzar con un pequeño masaje por la espalda y el cuello para ir relajando el cuerpo y para que ambos os vayáis acostumbrando al juguete. Luego podéis ir probando en otras zonas más sensibles e ir intercambiando el Bcute entre los dos. Con ese juego os iréis animando a explorar nuevos territorios. Solo tiene el peligro de acabar discutiendo por el vibrador como por el mando de la tele. Una buena forma de culminar la sesión es ir acercando vuestros sexos hasta que sintáis ambos a la vez las vibraciones de esta pequeña maravilla. Es una experiencia distinta de excitación con la que podéis descubrir otras formas de llegar al orgasmo.

También podéis utilizarlo bajo la ducha porque es resistente al agua. Esto no lo he probado, pero en las instrucciones indica que es a prueba de agua. Posiblemente, como la mayoría, lo podréis utilizar bajo la ducha pero no sumergirlo durante mucho tiempo.

Viene con una elegante fundita de terciopelo negro para guardarlo. Utiliza una sola pila doble AA fácil de colocar, y aún no os puedo contar lo que dura, porque no se me ha gastado.

Como con todos los vibradores os recomiendo siempre utilizarlos con un buen lubricante. A veces es suficiente unas gotitas, otras podéis utilizar el lubricante como un complemento más del juego.

En la encuesta que estamos haciendo sobre el uso del vibrador hay un 37% de chicas que aún no han utilizado vibradores pero les gustaría hacerlo. Así que, animaos. Para las que ya tenéis uno, siempre es bueno ir probando algún nuevo juguete y esta es una buena opción. Y desde luego es ideal para hacer un regalo, por lo que os he contado de su elegante acabado y diseño. Seguro que a vuestra pareja o a vuestras amigas les encantará el detalle.

Si os animáis, ya sabéis cual es mi tienda favorita (www.intimissimoaranda.com). Y el precio está muy bien.

Anuncios

Llamando al Layaspot

Llamada00A pesar de los años, sigo siendo un poco descuidada, aunque esta vez, tengo que reconocer que los resultados de este despiste fueron realmente sorprendentes.

Hace ya tiempo, una noche de desvelo, viendo un programa de esos nocturnos que te hablan de cosas de sexo, muy formativos por cierto, estaban contando las bondades del ‘layaspot’. Su forma, colores y las diferentes funcionalidades que le daban, me resultaron muy atractivas, asi que en un ataque compulsivo de comprar, entré en mi tienda favorita ‘Intimissimo Aranda’, y ví que los tenían, y sin pensármelo más, lo pedí.

En un par de dias lo tenía en casa , ya era mío. Me pareció bastante mono, pero debido a la nocturnidad de la compra, no recordaba como usarlo. Le puse las pilas, y enseguida empecé a notar su potente vibración . Empezaba la telenovela, asi que me puse a ver la tele, me relajé, me lo coloqué ‘estratégicamente’, y nooooo pude terminar de veeer el capiiiituloooo…… Y mira que no me lo pierdo por nada, o eso creía. Pero el tema es que empiezas a notar las vibraciones poco a poco, y poco a poco, aquello va subiendo, y de repente ya tienes un ‘subidón’ que empieza a nublar la vista , y….layaspot

El Layaspot es un vibrador que además de tener distintas intensidades, tiene distintos patrones de vibración. Puedes ir seleccionando ritmos intermitentes, progresivos, … y También lo puedes utilizar en la ducha ya que es impermeable, en fin una pasada.

Bueno, a lo que iba. Viene mi madre a casa , y como siempre se pone a colocarme todo, porque según ella sigo siendo un desastre sin remedio .Yo mientras en la cocina , diciendo que si, que si, que ya lo recojo. Y de repente, veo que está callada, me asusto, y voy a ver que pasa. Desde la puerta, y con el trapo de cocina en la cara, esperando lo peor , la veo ‘manejando’ mi layaspot toda intrigada. Empezaron a saltar alertas en mi cabeza y una lista interminable de excusas, inventos, etc…se agolpaban, pero, ninguna me convencía, no conseguía seleccionar la idónea.

Pues no os lo váis a creer, pero no me hizo falta escoger ninguna. Ella misma lo resolvió. Con toda la tranquilidad del mundo, oí que me comentaba: “Hay que ver hija, que diseños tienen ahora estos móviles. No se como sonará, pero si suena como vibra, esto es una maravilla . Hasta yo lo podría notar en el bolso, que siempre decís que nunca me entero”.

Ahora el problema., como os podréis imaginar, es que está empeñada en que ella quiere uno como ese, y a ver como lo resuelvo.

S.O.S , alguna idea ???

(enviado por Conchi)

Patch & Paulina y Patchy Paul. Tus nuevos amigos

PatchyPatchy Paul II es heredero de un prestigiosa familia, al que hace referencia su nombre (como los nombres de los reyes). Aunque yo, cariñosamente le llamo ‘Poly’, porque sería incapaz de repetir su nombre, sobre todo en nuestros momentos más íntimos . En esos momentos en los que los dos solos, empezamos a juguetear entre risas, para poco a poco ir desatando nuestra pasión. Imagínate, que justo en esas situaciones, en las que me apetece tanto llamarle, tuviera que decir su nombre completo.

Mi ‘Poly’ es regordete, me hace disfrutar mucho con sus lorzas contundentes. Las tiene de diferentes diámetros, y aunque son gorditas, a la vez son firmes, y el roce que producen con mi piel es suave y muy placentero. Es como un vaivén de caricias que salta de anillo en anillo.
Su carita  es todo dulzura, pero con una sonrisita picarona . Tiene unos ojitos la mar de salados , y cuando su cabecita está en contacto con mi cuerpo, tan delicada, es capaz de descubrirme nuevas sensaciones que no había sentido con otros vibradores. Sus  caricias me hacen vibrar, y sabe encontrar como nadie mi punto más “G”racioso.

Mi ‘Poly’ es regordete,  me hace disfrutar mucho con sus lorzas contundentes. Las tiene de diferentes diámetros, y aunque son gorditas, a la vez son firmes, y el roce que producen con mi piel es suave y muy placentero. Es como un vaivén de caricias que salta de anillo en anillo.

Su carita  es todo dulzura, pero con una sonrisita picarona . Tiene unos ojitos la mar de salados , y cuando su cabecita está en contacto con mi cuerpo, tan delicada, es capaz de descubrirme nuevas sensaciones que no había sentido con otros vibradores. Sus  caricias me hacen vibrar, y sabe encontrar como nadie mi punto más “G”racioso.

Siempre está ahí cuando lo necesito, dispuesto a hacerme feliz. Da igual la hora o el momento, él siempre tan activo y sonriendo. Apenas me tengo que preocupar de él porque es muy manejable, casi casi, se mueve solo.

PaulPaulina

Como comenté al principio, su familia es de alto rango, y de ahí provienen también la famosa par

eja ‘ Paul y Paulina’ (como los Reyes Católicos o algo así) . De ellos ‘Poly’ ha heredado su aspecto físico, pero también su vigor. Paul y Paulina están muy compenetrados , pues mientras Paul , recorre los parajes más recónditos, buscando secretos y tesoros aún no revelados , recibe el inestimable apoyo de Paulina,  estimulando y despertando el deseo de buscar más y más.

Son una familia muy completa,  espero que también a vosotras os hagan disfrutar tanto de su compañía como a mí. Animáos , y conocedlos más a fondo, merece la pena . Y sobre todo disfrutad…

* Enviado por Elena

Podeis encontrarlos en http://www.intimissimoaranda.com

Historias de la Histeria. 3ª Terapia : El vibrador llama a tu puerta

Historias 3Y como estábamos en plena era industrial, la idea de comercializar y fabricar en serie, también se vió rentable para este tipo de cacharros.

Y gracias a los avances teconológicos de la época, pasamos de las engorrosas baterías, al uso del motor eléctrico, y como consecuencia, el poder usarlos en casa.

Debió ser una gran liberación, pues ya podías organizarte tus sesiones, independientemente de que el médico te diera o no cita.

En 1902, Hamilton Beach of Racine, patentó el primer vibrador eléctrico. El invento tuvo tal éxito que se llegó a convertir en el quinto aparato eléctrico más usado en las casas, incluso antes que el aspirador o la plancha. 

En el año 1917, había más vibradores eléctricos que tostadoras en los hogares americanos. Nuevos diseños y docenas de patentes salieron al mercado y el imperio de los vibradores siguió su imparable ascensión hasta aproximadamente hasta los años 50.

anuncio2

Desde es fecha hasta los años 70, nos empezó a entrar la tontería. Lo que anteriormente se había concebido como algo beneficioso, ahora se empezaba a esconder. Estabamos entrando en una época oscura. Los anuncios de vibradores se empezaron a camuflar como secadores o aspiradores, y aunque seguían apareciendo anuncios de vibradores en las principales revistas femeninas, se empezaba a presagiar el carácter endemoniado que querían inculcarnos ciertos sectores de la sociedad.

La asociación de vibrador con películas pornográficas, fue lo que aprovecharon estos sectores para provocar este cambio de concepción de este maravilloso invento. Así, los vibradores que hasta ahora habían sido considerados como aparatos beneficiosos para la salud, pasaron a considerarse perniciosos y mal vistos.

Ya no teníamos donde comprarlos fácilmente, y si lo encontrabas donde adquirirlos, había que ocultarlo, por lo que ya nadie los podía tener tranquilamente en su casa junto al ventilador. Y digo ventilador, porque entonces aún no había aire acondicionado.

Y otra vez a empezar. ¿Que hacemos ahora con la histeria femenina? Ya ni los médicos te dan solución de manera manual al tema. Pues nada, a recetar antidepresivos. ¡Que pena de modernidad!

Historias de la Histeria

Un poco de Histeria … 2ª Terapia : El chorro a presión

Historias 2

 

 

¿Quién no ha sentido ese gustirrinín que da un buen chorro de agua templadita sobre tu cuerpo?

Bueno, pues parece que éste fue utilizado también por los médicos del siglo XIX, como un método más rápido y por tanto más rentable para conseguir orgasmos con sus pacientes, y así liberarlas de esas tensiones provocadas por la famosa histeria femenina. Este método fué muy popular en los balnearios de la época Victoriana. Pero tenía una pega, y es que seguía siendo caro para clientes poco adinerados, y poco práctico, para los médicos, claro. Las mujeres no creo que pusieran muchas pegas en acudir a estas sesiones semana tras semana, año tras año.

Sorprende ver la cantidad de juguetes que existen en las tiendas eróticas para el baño. Masajeadores en forma de patitos, muy parecidos a los juguetitos de los bebés, esponjas de distintos tamaños y colores, vibradores sumergibles. Desde luego a nadie le llamaría la atención ver semejantes juguetitos en la bañera de tu casa.

Para los que tenéis tiempo y aún conserváis la bañera, son el complemento perfecto para un baño realmente relajante y satisfactorio.

Pero, ¿qué pasa ahora que se están sustituyendo la mayoría de las bañeras por duchas? Pues también tienen solución. Sustituimos el cable de la ducha, por otro que trae incorporado como alcachofa un dildo lleno de agujeritos, de tal forma que utilizando la presión de nuestra ducha, podemos convertirlo en un masturbador fantástico, que convierte nuestra ducha rutinaria en algo mucho más excitante y divertido.

Y no te quiero ni contar si encima no te duchas sola, y pasas el mando de la curiosa alcachofa a tu pareja … Las posibilidades os las dejo para que le déis unas vueltas en la cabeza. No fue tan mala idea cambiar la bañera.

Historias de la Histeria.

Un poco de Histeria … 1ª terapia : Masturbación ‘terapéutica’ (Siglo XIX)

Historias 1Parece que la ’histeria’ es una enfermedad que solo afecta a las mujeres, y no a pocas, pues cuando se ‘diagnosticó’ en el siglo XIX, se consideraba que un 75% de la población femenina la padecía. Los síntomas, pues no parecen muy raros, dolores de cabeza, nerviosismo, falta de apetito, ansiedad, … malhumor, en definitiva.

Y la tal enfermedad se consideraba crónica, y no curable, solo tratable. ¿y cuál fue la terapia que recomendaron? Pues una masturbación en toda regla, que podía darse por un desconocido, sin que eso supusiera ningún agravio para los maridos, padres o parejas de aquellas pobres “chicas histéricas”.

Porque por supuesto, nosotras no éramos capaces de autoestimularnos , o lo que es peor, era algo pecaminoso, pervertido, que podía traer otras consecuencias, como problemas físicos y/o mentales.

Y claro como te lo daba un desconocido, pues hasta que te pone en situación, y sobre todo atina con lo que te gusta, pues podía pasar hasta una hora. Y por supuesto, no era rentable.

Y entonces surgió la idea de mecanizar e ‘industrializar’ la terapia. Así nació el Manipulator. Claro que como véis en la foto, el único avance era sustituir la mano, por un masajeador a vapor . La mesa de madera en la que las mujeres debían colocarse, no resultaba ni excitante, ni cómoda, desde luego. Aunque quizás, tuviera algo de morbo, no sé.

Asi que había que seguir investigando … Fue el médico británico Joseph Mortimer Granville, el inventor del primer vibrador con baterías, y de forma fálica . Aunque su tamaño todavía no era el adecuado, y por supuesto seguía siendo necesario ir a la consulta. Los balnearios de lujo de Europa y Estados Unidos, empezaron a ofrecer estos servicios, que se popularizaron en seguida (como todo lo bueno).

Historias de la Histéria.